viernes, 15 de abril de 2011

Dialogos con Df

En alguna ocasion con Df discutiamos. El era catolico y sabia que yo habia practicado Zen.
Conocia el budismo por otras personas, yo nunca le conte nada al respecto y un dia de repente me dice que los budistas no creen en Dios y que por eso son diabolicos. Me empezo a decir que ya se habia dado cuenta de que hacia la magia negra. Me dijo...Jordicito tu eres diabolico, no crees en Dios y por tanto haces el daño. Le comente que no era cierto que hiciera el daño y que si los budistas afirman de que Dios no existe, es algo que tiene que entenderse y no se puede hablar asi tan superfifialmente. No dijo nada, me conto que yo pretendia con la purga demasiadas cosas, que Dios solo le dio el conocimiento a los Incas y que nosotros no podiamos acceder a el. Me dijo que el se conformaba con lo que Dios le dio y que nada sabia de todo lo que yo queria aprender con la purga, que el solo sabia de medicinas y curar a la gente, eso todo lo que sabia hacer. Para el pretender saber mas cosas de las que la purga le habia enseñado no tenia ningun sentido, pues segun el los hombres no tenemos acceso a un mayor conocimiento.

Ese dia se marco una clara diferencia entre el y yo, quedo claro que yo no tenia ningun interes religioso, al menos de la forma en que el lo tenia.
El creia en Dios y yo no.

Segun el, yo era rico y el pobre y si Dios le habia dado esa pobreza, el se conformaba con eso. Pretender saber mas o cambiar la situacion que cada cual tiene, es algo que no tiene que hacerse, pues Dios determina como vive cada cual.

Me conto que un dia se le aparecio Jesus y le dio plata hasta la cintura, le dio billetes hasta cubrir sus piernas y Jesus le dijo que mas que eso no tendria nunca.
Al poco tiempo vino un politico muy reconocido en peru, llego con su mujer que tenia un cancer terminal. Df la curo y este politico le dio 100.000 soles.
Df se monto una tienda de venta de vajillas (una locura que le dio), pero lo perdio todo porque decia que mucho le robaban. Lo perdio todo, se quedo sin nada y volvio a su pobreza habitual, esa pobreza en la que el se sentia bien.

Un dia llego del mercado y desde la calle huelo algo muy desgradable. Entre en la casa y estaba Df en la mesa del comedor con una de sus nietas desaciendo colillas de mapacho. Habia una enorme montaña de colillas de cigarros de mapacho. Olía francamente mal y ellos dos estaban apartando el tabaco para fumarlo en el cachimbo. Me di cuenta de lo que era su vida respecto a la pobreza. Durante mucho tiempo habia guardado en bolsas todas las colillas y despues se las fumaba en sus dos pipas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es interesante saber como se acusan los dogmas religiosos entre si, en lugar de reconocer sus limitaciones y aprender de lo bueno que se pueda observar de otros grupos religiosos.

Al parecer los lideres prefieren mantener sus interpretaciones intactas, sin reconocer que podrian estar equivocados.

Jordi Gascon dijo...

Holas Fernando

Tengo pensiente aun ver el enlace de los remedios para la diabetes. A ver si hoy ,o miro.

Las religiones, pues si.... Pero bueno, cada cual su viaje, no?¿
A mi entender lo bueno que tenemos ahora es que con esta nueva energia no necesitamos dogmas ni maestros de ningun tipo.

Un saludo
Jordi Gascon