martes, 7 de abril de 2009

La mesa


Mi amiga , que es de Chiclayo y no tiene nada que ver con la ONG me llevo a un pueblo a unos KM. Conoci a su familia y pasamos el dia en el campo.

Por la noche me presento a una persona que accedio a enseñarme su ¨mesa¨, aunque es pequeña es muy fuerte.

Todo lo que hay en ella tiene muchos años, y se tiene que pedir permiso a los espiritus que estan en los objetos para que no te hagan daño. Alunos de estos objetos los tuve en la mano y tienen todos mucha energia y tuve sensaciones y visiones muy diferentes con cada cual. Los objetos se le llama Huacos.

Me contaron que se trabaja con ellos dependiendo lo que se quiera conseguir, algunos de ellos son buenos, otro para devolver el mal, otro para hacer limpiezas de personas y otros para hacer daño y matar, aunque tambien pueden curar.
Es una experiencia intensa tenerlos en la mano y estar un rato delante de la mesa, se le llama mesa, pero siempre estan en el suelo, nunca esta elevada.
Notas como la mesa te mira y te observa.

Estas personas son muy celosas de sus conocimientos y no les gusta divulgarlos

Trabajan con el poder y se nota eso cuando tratas con ellos.

4 comentarios:

Anna Corominas dijo...

Hola Jordi! Voy siguiendo tus pasos aunque no te diga nada. Ya sabes que yo me considero una "analfabeta" en todo esto, así que prefiero "escuchar", y alegrarme de que, aunque tengas dias no tan buenos, vas siguiendo adelante.
Por aquí, sin grandes novedades.

Un besazo,
Anna

Raticulina dijo...

Muy interesante eso de las mesas. Y efectivo, lo sé por experiencia.

Yo uso un altar en mi casa pero no es móvil y ahora anda un poco descuidado. Bueno, la verdad es que soy yo la que anda un poco descuidada...

Un beso

Jordi Gascon dijo...

Holas Anna
Pues si, voy adelante con mis cosas )) El 11 me voy La Paz y desde alli a Cusco.
Cuidate muchos y besos

Jordi

Jordi Gascon dijo...

Holas Raticulina

Si que funcionan las mesas, si.
Cuida tu altar que si no se cuida semuere.

Un abrazo y gracias por tu comentario.
Jordi Gascon